fbpx

Fotografía de comunión

Fotografía de comunión

MUCHO MÁS QUE UN GRAN DÍA

Las sesiones de fotografía de comunión en exterior van más allá del retrato convencional de estudio. A menudo se realiza una pequeña sesión en el estudio antes del día de la primera comunión, donde los padres eligen una fotografía del niño o de la niña para recordatorio de ese día y así poder regalar a sus familiares y amigos. 

En esta ocasión me acompaña la preciosa Claudia. Ella ni tan siquiera necesita sonreir para que fluya la magia en sus retratos. Belleza, inocencia y el blanco de los maravillosos diseños de 9 casi perfecto hicieron el trabajo fácil con un resultado que nos enamora. 

La fotografía de comunión es imprescindible para inmortalizar uno de los días mas importantes en la vida y el recuerdo de nuestros pequeños.

Normalmente la sesión en exterior se realiza una vez transcurrido el día de la celebración, para poder volver a utilizar el traje sin preocupaciones. Ese día dejamos volar la imaginación y convertimos la sesión en magia para que los pequeños protagonistas la disfruten y se lleven un precioso recuerdo. Utilizamos atrezzo, elegimos un lugar con encanto e invitamos a la familia si quiere participar en las fotografías. Jugamos con los diferentes planos, le arrancamos sonrisas espontáneas, a veces posan y otras veces les robamos la foto. 

Lo más recomendable es realizar un álbum impreso con las mejores imágenes, los padres lo guardarán orgullosos y los pequeños lo atesorarán en su futuro como un objeto de valor incalculable. 

Para ver sesiones de familia puedes pinchas aquí.

Anterior Boudoir en estudio, arte y técnica
Siguiente Tu mayor fortuna, tu familia

One Comment

Deja tu comentario

9 − 2 =